MEDICINA ALPHÍSICA

La Alphísica es la creación y transmutación de la “Materia” a través del manejo de la mecánica de los bio-campos.

Es una disciplina terapéutica que recoge e integra las tradiciones más antiguas con los últimos descubrimientos científicos (biología, psico-neuro-inmología, etc). Se basa en las leyes y principios de la física cuántica y su aplicación en la curación (medicina cuántica). Estas leyes gobiernan los sistemas vivientes y la relación entre la información, la energía y la materia.

harmonic geometriazul

 

La Alphísica Supramental aplica dichos principios reestructurando al ser humano desde la misma base o matriz de la vida (Ar-Ka-Matrix), conforme a la holo-información primordial, en su manifestación de luz, sonido, geometría y matemática.

Desde la óptica de la Medicina Alphísica la enfermedad no es más que la fragmentación del campo unificado, del continuum energéticum y de la pérdida de la holo-información.

 

Al perder el ser del paciente su unidad vital (espíritu, alma, cuerpo) o referencia interna deja de construir su salud a la imagen del todo (Holos) entrando su sistema en un estado quántico de confusión psicosomática (enfermedad, síntomas).

 


La aplicación o protocolo terapéutico de la Medicina Alphísica va dirigido a la integración del ser humano y de sus partes constituyentes: mental, emocional y físico. Restablece el campo unificado y transmuta, a través de la ingeniería quántica, los patrones y memorias erradas mentales, emocionales y celulares.

 

Así al disolver y corregir los impulsos vivos atrapados, reprimidos, bloqueados u olvidados en las memorias y percepciones erradas del organismo psicofisiológico, el paciente es re-informado de modo que la biología y las diferentes energías que conforman el ser humano puedan obedecer al principio vivo inherente en él que activará desde dentro, la necesidad y la voluntad de cambiar; esto le facilita despertar y obtener el conocimiento vital (memoria ontológica supramental) que necesita para reintegrarse al estado de “Salud” evolutivo perdido, que permite el florecimiento integral del Ser Biológico, y construirse a la imagen y semejanza del referencial universal, o sea, recobrar su estado y naturaleza original.

 

El proceso terapéutico activa la capacidad de auto curación y restauración del organismo psicofisiológico en sus diferentes niveles multidimensionales:

1 Nivel de percepción o neurocibernético.

2 Nivel de la memoria celular: despierta y reprograma los códigos evolutivos del ADN e inicia un proceso de transformación, que induce a crear nuevas configuraciones en la estructura del agua intracelular (al repolarizar las partículas subatómicas del Hidrogeno, lo que permitirá formar nuevos enlaces de Hidrogeno y transformar la esencia de la Sangre).


3 Protocomunicación Superior.

 

La salud es algo más que una ausencia de síntomas, es la reinstauración del ser humano en su proceso evolutivo (transformación supramental), y la reactivación de sus códigos estelares (la vuelta al compás geomántico universal), lo cual permite liberar la energía del “recuerdo de Si” y acceder a su memoria más profunda, donde yace la información de su origen e identidad. De esta forma el Ser Humano se inicia en un camino eurítmico o verdadero, pleno de salud, comprensión y conocimiento.